builderall

Las ltimas semanas han sido particularmente difciles. Ha sido uno de esos momentos de la vida que siempre tememos pero que tarde o temprano llegan. Ver y acompaar el deterioro fsico rpido de un ser querido, as como su despedida, es una experiencia dolorosa y aterradora y que al mismo tiempo tambin trae consigo muchsimo aprendizaje, cambios y transformacin. Incluso luz.


Es en momentos como estos en que nos ponemos verdaderamente a prueba. El trabajo que hemos venido haciendo, que hacemos diariamente (conocernos, escucharnos, respetarnos, aprender a sentir sin juzgar lo que sentimos, ser empticas con lxs otrxs, trabajar la compasin propia y hacia otrxs, ponernos al servicio de algo ms grande, de las necesidades de lxs dems) cobra sentido en los momentos difciles y una dimensin mucho ms profunda y verdadera. 


Durante estas semanas tuve das de muchsima ansiedad. Miedo. Rabia. El pecho tan hundido que casi que se me pega de la espalda. El estmago cerrado. Dudas, incertidumbre, tareas, acompaar decisiones. 


Pero se no es el punto, el punto es ste: 

Estoy segura de que no hubiese podido transitar todo eso de la forma en que lo hice si no me respaldara, protegiera y sostuviera todo el trabajo interno que vengo haciendo hace aos. Por ejemplo: cuando me di cuenta de que estaba haciendo lo posible por no sentirme como me estaba sintiendo, porque obviamente es desagradable, todo cambi. Puse la teora en prctica - qu difcil es a veces! cunto se nos olvida! - y comenc a permitirme sentir lo que senta. 


Me di el permiso de tener miedo, de estar ansiosa, preocupada. Me empec a decir cosas como: ?Claro que me voy a sentir as? soy humana! Y adems estoy transitando por primera vez de tan cerca una experiencia de este tipo. Tiene todo el sentido que mis emociones, y por ende mi cuerpo, se manifiesten. Si hoy no puedo hacer nada ms que simplemente estar, existir, est bien?. 


Empec a ver y percibir con curiosidad mis sensaciones fsicas, sin querer controlarlas ni eliminarlas, permitindoles habitarme. As fue como se fueron. La rabia y el dolor se transformaron en compasin profunda. El miedo, los nervios y la ansiedad estaban, pero ya no me paralizaban, y luego se convirtieron en amor y en servicio.


Te cuento todo esto porque quiero que te lleves dos cosas:

  1. Nuestro trabajo interno es acumulativo. No importa que hoy ests bien. Hazlo igual. Todo tu trabajo te servir para cuando las cosas se pongan difciles. Tendrs herramientas bien practicadas, pulidas, limpias y giles para atravesar esos momentos. 
  2. Si ests atravesando un momento difcil, deja de luchar en contra de lo que sientes y permtete sentir lo que sientes con amor, compasin y curiosidad. Date el permiso de que lo que sientes sea desagradable. Eso no lo hace menos vlido ni es un motivo para ir a esconderlo debajo de la alfombra. Es desagradable? Doloroso? Es desagradable, doloroso. S. Y ya. Estudia eso que te pasa con ojos de nia curiosa. 


Espero que estas reflexiones te resuenen y, sobre todo, que te apoyen. 


Si quieres contarme algo de ti, experiencia, situacin, resonancia, pregunta, lo que sea. Aqu estoy para ti. Slo comenta aqu o escrbeme por instagram.


Te mando un abrazo enorme, y gracias por leerme.


Silvia